Pex-Mex

Publicidad Exterior y Marketing Extremo

Archivo para la etiqueta “mensaje publicitario”

Cómo reconvertir un mensaje publicitario y “cagarla”.

Quizás muchos de vosotros ya hayáis visto esta campaña lanzada hace unos meses en algunos pueblos de la ciudad de Valencia.

Este muppi en concreto lo encontré en Riba-Roja, el pueblo colindante al mío, y el impacto fue tal que tuve que hacerle una foto y ahora compartirlo con vosotros.

La campaña pretende concienciar a los ciudadanos de la importancia de recoger los excrementos de sus caninos. Un mensaje que viene siendo muy habitual desde hace algún tiempo debido a que las aceras municipales se convierten en auténticos campos de minas.

Apoyo totalmente este tipo de iniciativas, pero ¿es necesario comunicarlo así de mal? Es en este punto donde a mi me tocan la fibra publicitaria y por que no decirlo, los coj***nes y las cosquillas. Los coj***nes porque me indigna ver como pretenden convencernos copiando de esta manera tan torpe el gran mensaje “No lo abandones. Él no lo haría” creado en los años 80 por la Asociación N.A.M.A. Y las cosquillas porque me parto viendo la “cutrez” del anuncio.

Después de analizar el eslogan, que no tiene más que la torpe copia del mensaje original antes mencionado. Pasaré a analizar los elementos icónicos del anuncio.

Sin rodeos, ¿el perro qué aparece es Pancho, no? Si no es así, no puedo imaginarme a ningún otro perro recogiendo el “mojón” que deja su dueño en mitad de la calle. Una imagen que pasará a la historia.

Por otra parte, la posición del hombre, muy similar al típico “caganer” de los belenes, me parece ridícula. Añadir también que la posición de las manos del hombre apretando con fuerza  sus rodillas me hace pensar que no se trata de una defecación normal, sino que sufre de indigestión. Vamos que está estreñido (aunque esto ya es algo que quizás sólo piense yo debido a lo anonado que me dejó el pintoresco mensaje).

Para rematar, al conjunto de ridículos componentes icónicos, tenemos que sumarle el punctum de la imagen, lo que realmente deja huella en nuestras mentes y en nuestra memoria, el “mojón”. Esa defecación entre el hombre y el perro…¡Qué diseño, que meticulosidad en sus trazos, y qué grande esas líneas representando el calor de un bollo recién hecho! ¡Lamentable y descojonante a la vez!

Lo peor de todo esto es que hay gente trabajando en campañas como esta, y yo aquí estoy descojonándome de ellos, pero estoy seguro que ellos estarán descojonandose aún más de mi porque estoy en casa parado y comentando un “mojón de anuncio”

Después de esto sólo me queda decir, ¡ iros a cagar ¡

Navegador de artículos